Mutua San Pedro
Oye radio
Goiener
Yaflor



Hoy domingo 18 de noviembre de 2007,a las 18 horas se ha inaugurado por parte de la Alcaldesa Loly de juan y diversas autoridades, la escultura “Los Lazos del deporte” del artista Basauritarra, Victor Sarriugarte.

Esta escultura ya diseñada en la anterior legislatura, simboliza que la practica deportiva se puede ejercer por todas las personas, de todas las condiciones, de todas las edades.
Los lazos olímpicos, colocados en cualquier posiciona y de cualquier manera, es lo que quieren simbolizar me imagino que se pondrá como ejemplo, ya que a su tercera adolescencia víctor practica mucho deporte.

Goiener
Oye radio
Mutua San Pedro

Esta imagen de arriba es la escultura, con la coral de Basauri cantando unas fantásticas canciones como las saben cantar ellos y ellas.

MOTIVO.- Es un homenaje al espíritu de la práctica deportiva en general. Está dedicada a todas las personas de cualquier edad y sexo, que practican deporte, sea al nivel que sea, sean cuales sean sus aspiraciones.

En Basauri, el Polideportivo de Artunduaga, representa un espacio central para la práctica deportiva y donde se concreta este espíritu de vivir en el deporte. A diario, podemos comprobar el ejemplo de hombres y mujeres, niños y más mayores, jóvenes todos ellos, sea cual sea su edad, en un continuo esfuerzo de mejora y mantenimiento de su salud y de superación personal.

KIROLAREN LOKARRIAK – LOS LAZOS DEL DEPORTE representan una alegoría simbólica dedicada a la práctica deportiva de los hombres y mujeres, y cuyo espíritu vibra en un compás de continua regeneración, en cuanto a un adquirido y consciente compromiso personal y de relación entre los demás.

DISEÑO CREACIÓN.- El material empleado es el hierro, elemento con suficiente poder plástico y modulatorio, el cual ha sido ensamblado mediante soldadura, procediendo posteriormente a su pintado. Desde el inicio de la concepción de la obra y hasta su terminación, ha sido necesario un proceso continuo de creación tendente a la armonización y sincronía de todos sus elementos en cuanto a su desarrollo espacial, hasta concretarse u objetivarse en la forma final. Todo ello, aún a pesar de las dificultades técnicas y limitaciones del material empleado, ha permitido transmitir la idea original:

Fotografía de la Alcaldesa Loly de Juan con el Autor y Jose Mari Agueros cortando las cinta de inauguración.



Explicacion del autor, dos

el deporte, como movimiento y como unión

Movimiento que va a determinarse por el propio discurrir de los lazos de colores, discurriendo de abajo hacia arriba, elevándose hacia la luz. El deporte es básicamente acción, y la acción como movimiento va a definirse en base a tres referencias o elementos:

– El inicio: Los lazos de color nacen de unos aros olímpicos inacabados, flameando como llamas ardientes.

– El tiempo: es representado por el monolito, sobre cuya verticalidad transcurre la acción de los lazos de color

– El final: determinado por la luz de la parte superior en nuestro caso por su proyección, concretada en el aro tubular superior.

Los aros o Anillos Olímpicos, son aludidos en la base de la obra, mostrándose inacabados, en una forma ardiente de voluntad y motivación. Es a partir de estos aros inacabados, que nacerán los “lazos de colores” que con vida propia se elevarán entrecruzándose, celebrando un baile hacia lo alto, compitiendo entre sí, hacia la luz.

Los lazos de colores a modo de ramas de un árbol singular, en forma de trazados sinuosos casi sensuales, generando un ritmo de formas y de color, girando todo ello sobre el monolito en un continuo esfuerzo personal y colectivo, enfocado a la búsqueda de la luz.

Los quiebros, los retrocesos, son los avatares que toda acción y que toda apertura hacia el exterior conlleva. En el deporte son las derrotas, las lesiones, los desánimos. etc.

Unión de todos los elementos participantes formando un todo. La unión de los diferentes lazos de colores, va a consolidarse físicamente, en sus puntos de apoyo, compartiendo de forma solidaria el camino hacia la luz, desde la llamarada de los anillos olímpicos, completándose dicha unión en sus apoyos al pilar monolítico.

La práctica deportiva, más allá del éxito que pueda acarrear, representa una práctica de experiencia y de relación, y un llegar al límite, así como un método para la puesta al día de las facultades físicas y mentales. Por la que vivir en el deporte va a aportar al hombre o a la mujer que lo practican, una forma de mejora de su calidad de vida. Va a representar también, no sólo una alternativa cultural al escaparate del ocio, sino que más allá una relación con otras personas, representado por la sincronía de movimientos en el espacio del discurrir de los lazos de color.

El deporte se nos muestra como camino, que invita al descubrimiento de un espacio posible de encuentro entre lo diferente, y también como un medio de perfección y de superación personal.

Nos daremos por satisfechos, si con esta obra se consigue dinamizar en parte, la práctica deportiva en Basauri, y sin duda que con ello, entre todos sembraremos semillas de ejemplos de vida sana y deportiva, así, quizás podamos en un breve futuro sentirnos orgullosos de seguir teniendo entre nosotros, a campeones olímpicos.

Fotografía de la escultura sola con unas estupendas vistas de Basauri a su espalda.

Explicacion del autor, tres

ELEMENTOS.- Son varios los elementos que van a integrarse en la obra, cobrando vida propia, aportando su propio discurso simbólico, para ser integrado todo ello, en un todo simbólico árbol.

1.- Anillos Olímpicos

2.- El monolito

3.- Los Lazos de color

4.- La luz


INTERPRETACIÓN SIMBÓLICA

1.- Anillos Olímpicos.- Son el símbolo universal del olimpismo, por lo que he considerado su alusión en la presente obra, en la que aparecen sobre el pilar monolítico, presentándose inacabados, como llama ardiente constructora.

2.- El monolito.- Es el elemento sustentador y sobre la que discurren y se desarrollan el resto de los elementos. Es por tanto un elemento de centralidad en el espacio. Es un tótem de unión, no sólo entre la tierra y la luz, sino respecto del resto de elementos intervinientes en la obra, cada uno de los cuales aportando su propia dinámica vital.

Su interpretación simbólica va a asociarse con el tronco de un árbol donde se sustancia el bagaje y experiencia adquirida de la acción emprendida. Es un pilar o megalito que sugiere y simboliza la consolidación de la continua superación personal y elevación del espíritu.

Este tesón y fortaleza, esta voluntad inquebrantable de superación, representada por la verticalidad y solidez del tronco se ve animada por la luz de su cima, que simboliza la esperanza que siempre asoma tras de cualquier esfuerzo, también en la competición deportiva. Esta luz, representa a su vez, la claridad y el conocimiento necesarios para motivarnos a alcanzar el triunfo, el bienestar físico y psíquico como fruto asociado a la práctica deportiva.

3.- Los lazos de color.- Son el elemento inspirador del título de la obra: LOS LAZOS DEL DEPORTE.

Nacen de los anillos olímpicos inacabados, abrazando al monolito y discurriendo ambos hacia el cuarto elemento: La luz.

El desarrollo espacial o límites de los lazos, van a simular el ramaje de un árbol joven, en busca de la luz.

Su simbolismo, por una parte va a ir asociado a la improvisación y creatividad en el deporte (giros imprevistos) generando movimiento y ritmo, y por otra, a la unión de lo diferente (lazos de

colores entrelazándose, uniéndose, apoyándose entre sí).

Los colores a su vez, van a asociarse con la participación deportiva de lo diferente. Por tanto, representa a las distintas disciplinas deportivas, a los distintos orígenes de los deportistas, ya sea por razón de país o de cultura.

El discurrir de los lazos, va a asociarse con el camino y evolución de todo deportista. Representa el esfuerzo en la superación de las dificultades que encuentra en su camino hacia la meta, representada por la luz superior. Sus giros bruscos y retrocesos, las tensiones, lesiones, frustraciones, también sus éxitos y logros. Su peculiar desarrollo aéreo bordeando el tronco, representa y se sustancia a modo de un baile de relación entre lo diferente, como de un fuego de compromiso y de búsqueda.

El desarrollo aéreo de los lazos, sugiere una voluntad de experimentación y descubrimiento, basado en un esfuerzo de continua búsqueda más allá de posible y que precisa de la aportación de lo diferente, en un encuentro de relación solidaria de todo el discurso sobre la experiencia y misterio de lo humano.

Color y lazos, van a estar unidos, compartiendo el mismo espacio de desarrollo en el aire, a modo de una danza sensual, a modo de las llamas de un fuego común y de celebración.

Por tanto, la acción de la práctica deportiva, se presenta como ejemplo a imitar, porque el deporte siendo ejercicio de interrelación de lo diferente, va a ayudar al desarrollo y fortalecimiento del espíritu humano, sea cual sea el deporte a practicar, así como el nivel de perfección alcanzado. Y, porque no debemos olvidar, y desde aquí, queremos recordar los continuos ejemplos a imitar, de superación personal que a través del deporte, se nos muestra día a día, siendo ello aplicable a cualquier edad y condición.

4.- La luz.- Este elemento se presenta en la parte superior de la obra, siendo la inspiración del resto de los elementos. Lleva asociado un aro tubular de color blanco, a modo de aura, y al que se unen varios de los lazos. Es elemento de vida, que inspira al resto de los elementos en su respectiva acción.

Si por un lado representa el fin que se persigue, la propia práctica deportiva en si misma, o el éxito asociado a dicha práctica, por otra parte, representa el elemento motivador de toda acción, es por tanto un elemento insuflador de vida y ánimo.

El aro tubular de la parte superior, como proyección o aura de la propia luz, va a unir a parte de los lazos, ya que la luz de la escena superior, es hacia donde se dirigen los lazos de color, alcanzándola en el aro tubular, o en proceso de alcanzarla.

SIMBOLISMO CONJUNTO.-

Cada elemento que la obra, integra y aporta su propio discurso de animación individual a nivel simbólico, integrándose a su vez, en el conjunto.

La unión de todos los elementos que conforman la obra, toman la forma de un “tótem-árbol” y “Tótem del deporte”. Al igual que el árbol, el deporte es práctica de continua regeneración.

Al igual que en otros pueblos y culturas, en el País Vasco, aparece como símbolo central el árbol, emblema y símbolo vasco de identidad, unión, libertades y apertura, el árbol representa la continua regeneración, un continuo y nuevo respirar sin olvidar el pasado, memoria que guarda en los anillos de su tronco.

La forma de la obra LOS LAZOS DEL DEPORTE, sugiere en su conjunto la de un árbol, a cuyo simbolismo puede sin duda asociarse la práctica deportiva, como modelo de apertura y encuentro, participación y unión, y sobre todo como ejercicio de la práctica de la libertad basada en el respeto a lo diferente y en la continua regeneración de la esperanza.

VICTOR SARRIUGARTE
Basauri, 22 de octubre de 2007

Pocos meses antes, en el mismo polideportivo de Artunduaga, se inauguraba ” El Lanzador De Recuerdos” de Alberdi, otro artista Local.

Esta de mas abajo es la escultura de Alberdi, que es el símbolo del Balonmano Basauritarra.


La solana
Martiartu 700
Oye radio
Mutua San Pedro
Yaflor

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies