Yaflor
Goiener
Martiartu 700
La solana
Oye radio

La estupenda pintora y artista Ines Medina inaugura una exposicion en Pamplona “Muñecas Quemadas” Pabellon de Mixtos de la Ciudadela, planta baja, del 30 de enero al 1 de marzo del 2009.
Pintura, espejo xicoanalitico-social de la artista: Burnt Dolls Muñecas Quemadas. De inconsciente a inconsciente, linea virtual de comunicacion directa de madre a hija en la problemática de genero.
Esta investigación a estado subvencionada por Emakunde.

Inés Medina ha dedicado su carrera artística al análisis de los elementos que confluyen en la pintura. Se ha fijado, en particular, en los colores, la profundidad, las líneas horizontales y verticales, y el punto.

La artista nació en Cáceres hace 56 años. Contaba con 6 años cuando se instaló en Euskal Herria. Embarazada de su segunda hija, comenzó sus estudios de dibujo y pintura en el Museo de Reproducciones de Bilbo, con ManuelBalsa. Entonces no pensó que iba a convertirse en una pasión, tal y como reconoció en la presentación de la exposición que ocupó el Aula de Cultura de la BBK.

Continuó su formación en la facultad de Bellas Artes de la UPV y formó parte del grupo artístico integrado por Txomin Badiola, Darío Urzay, José Chavete, Juan Luis Moraza, Jesús Mari Lazkano e Iñaki Zaldumbide. Compartió varias exposiciones con ellos pero finalmente decidió apartarse del colec- tivo porque «mis expectativas eran diferentes», apunta la artista. Así, se «encerró» en su estudio para caminar en solitario.

En 1987 se trasladó a Madrid, contactó con algunas galerías y expuso en varias de ellas. En 1995 recibió la Beca de Investigación Plástica en el Extranjero delMinisterio español de Cultura y ya en el mes de noviembre viajó a Nueva York, donde decidió fijar su residencia. De esta ciudad le gusta la forma en que se valora el trabajo del artista.

La Fundación Adolph and Esther Gottlief Foundation le concedió el año pasado el galardón-beca que premia procesos de trabajo maduros.

Oteiza y Mondrian son dos figuras clave en el devenir de la obra de Inés Medina. Si bien comenzó en la pintura con la representación de lo natural, pronto fue caminando hacia una abstracción total.«Sentía la necesidad de conocer todos los elementos que están en una imagen», dice. Comenzó por el estudio del color y, posteriormente, abordó el espacio.


Parte de su carrera la dedicó a buscar imágenes tridimensionales, «pero de una manera pura, sólo con líneas verticales y horizontales, y los colores primarios».

Examinó con detenimiento a Mondrian, aunque su intención era «llegar más lejos, aportar algo más», reconoce. ‘‘El espejo’’ cierra casi 15 años de investigación.

En Nueva York decidió empezar de cero. Con anterioridad, había empleado el ordenador para medir las líneas, pero en un momento dado se convierte en una herramienta de trabajo más. En Bilbo se pueden admirar varios cuadros realizados con la computadora.

Del análisis de los límites entre dos puntos pasó a interesarse por la relación entre una persona y otra. Es el comienzo de su reafirmación como mujer. A partir de ese momento, sus imágenes recogen fragmentos anatómicos y referencias al mundo de la mujer.

Su última serie se titula ‘‘El júbilo del ser’’, grupo que inauguró con el cuadro ‘‘Percepciones’’. Le siguieron dos relacionados con la columna vertebral y los chacras. Los arquetipos sociales son otra de sus preocupaciones.

Fuente de datos Diario Gara

Yaflor
Goiener
Martiartu 700
La solana
Oye radio

Sobre El Autor

Alex Cerdeño, apasionado de la fotografía e Internet, muchos vídeos editados en JouTube para disfrute de las personas. Los comentarios buenos o malos son bienvenidos. Gracias

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies