Bego en el Cartel de Comienzo de Galicia en la subida de OCebreiro

Herrerias Fonfria Camino Frances

Hoy 25 de septiembre de 2020 16ª etapa de este tramo del camino Aragonés Francés.

Nos levantamos como todos los días a las 6 de la mañana. Lo hacemos callandito y en silencio porque hay otra pareja de franceses en la habitación. Cogemos los bártulos y nos bajamos al piso de abajo a colocar las mochilas y dejar la de Bego con el sobre para que se la lleve el coche de las mochilas. Hoy bego no sube la mochila por la cuesta de OCebreiro debido a como tienen los pies, y las rodillas, que le llevan dando guerra desde la bajada de Foncebadon a Molinaseca, con 17km de bajada en un continuo pedregal.
A las 6:45 salimos del albergue con la luz frontal, y las capas puestas, esta lloviendo.
Al cabo de un par de km empieza la cuesta por un camino lleno de piedras, oscuro como boca de lobo y viendo las gotas de lluvia por el foco de la luz debido a que a bego se le apaga al de un par de km. Nos tiramos un rato subiendo y así llegamos a un pueblo, que parece un pueblo fantasma, no hay ni gatos.
Seguimos hacia arriba cada vez más calados y fríos. Bego en un soportal de una casa se pone el plumas debajo de la capa.
Al cabo de un rato llegamos al pueblo de la laguna donde durmió floren un par de noches atrás. Hay un bar abierto así que paramos a desayunar y a calentarnos un poco. Café con leche, tostadas y un plátano, y seguir la subida ya más animados y calientes.
Tras unos km más de subida por esos pedregales entramos en Galicia cerca de O Cebreiro. Allí el camino aparece liso sin piedras arreglado, vamos una autopista. Entramos en O Cebreiro, y en el corazón me da algo. Fue mi primer camino desde allí con dos entrañables amigas que cada vez que salgo al Camino de Santiago me acuerdo de ellas. Idoia y Ainara, dos hermanas con las que hice mi primer camino a Santiago desde allí. Gratos recuerdos y anécdotas de esa experiencia me vienen a la memoria cada vez que llego aquí, algo en el corazón me hace tilin, al acordarme de esas dos entrañables chicas, mis primeras compañeras de Camino.
Tras unas fotos de como esta todo nublado y lloviendo y tras pasar por el albergue municipal donde dormimos el catalán Xabier, y yo. Catalan  que conocí en Pereje, El Bierzo, y fuimos hasta Santiago juntos, cuando hice el francés desde San Jean en el 2015, seguimos hacia Fonfria que es donde vamos a dormir.
Muchas subidas y bajadas cortas pero rompedoras, con el agua y el viento azotándonos la cara y las manos. Al final una última subida que me dejó sin aliento un rato, y llegamos al alto del Poio.

Un bar abierto y entramos con ansia, nos dicen que hay caldo gallego y tortilla, pues ración de ambos regados con tabasco. Nos sentaron no veas como. Estómago caliente y con menos frío, pero al ponernos los bártulos para salir, bufff no veas el frío de la capa.
Arrancamos a buen ritmo, el albergue está a 4 km y queremos llegar cuanto antes. Las manos heladas y el cuerpo húmedo, y así llegamos al albergue la Reboleira en Fonfria.
La señora muy amable nos dio la cama para que nos ducháramos y quitáramos el frio y luego nos registraba.
Una vez cambiados y duchados con el cuerpo caliente vamos a tomar una cerveza. El albergue es muy grande tiene un salón muy majo, un comedor que simula una chabola y tiene muchas camas. Las señoras muy simpáticas y agradables y buenas vistas. desde luego el trato recibido  fue inmejorable.
Nos preguntan si queremos comer algo le decimos que si, y nos sacan un plato de caldo gallego, muy rico. Como habíamos picado hace un rato, no teníamos mucha hambre, así que Bego no quiso más, y yo me comí un poco de queso con miel.
Tras la comida a la cama, el día no da para más, triston y frío, así que al calorcito.
Para cenar vamos a picar algo de lo que llevamos al comedor y así quitamos peso ademas de abaratar el coste del camino.
Tras la siesta nos levantamos pero no apetece salir así que me voy al salón a escribir esta crónica, y charlar con Angela la hospitalera.
Luego voy a buscar a Bego y cogemos picoteo de la mochila para hacer un merienda cena. Nos saca un poco de pan y cenamos jamón con chorizo de León picante.
Una vez cenados nos vamos a organizar la mochila y a dormir que al día siguiente hay que madrugar, esperando que no llueva porque vaya racha que llevamos.

Escultura de un peregrino en O Cebreiro

Galeria  Fotografica de este tramo del Camino Aragones Frances. Se puede clicar en megusta y descargar las fotos abriendolas en grande.

Galeria del Anterior camino hasta O Cebreiro con  Xabier.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies